Seleccionar página

Hay veces que algo que puede parecer duro y pesado, como navegar ocho horas por un río en un bote pequeño e incómodo. Si ese río se llama Mekong y surcas sus aguas atravesando valles y montañas, observando como pescan los locales, admirando la vida que florece en sus orillas mientras los búfalos se bañan despreocupados. Ese viaje se convierte en una experiencia inolvidable.

[two_columns]
[column1]

Parada en el río mekong

Parada en el río mekong

[/column1]
[column2]

Búfalos tomando un baño

Búfalos tomando un baño

[/column2]
[/two_columns]

Al llegar temprano a coger sitio pudimos sentarnos en dos de los únicos cuatro asientos con mullido, ésto hizo aún más placentero el trayecto. Llegamos a Luang Prabang cuando el sol se escondía en el horizonte entre un mar de nubes.

[two_columns]
[column1]

En nuestros asientos vip

En nuestros asientos vip

[/column1]
[column2]

Puesta de sol

Puesta de sol

[/column2]
[/two_columns]

Luang Prabang, ciudad patrimonio de la humanidad, es famosa por sus mercados y en ella se mezclan los edificios coloniales franceses y los templos budistas. Es una ciudad tranquila y ordenada, un poco cara para ser Laos pero donde se puede comer en sus buffets libres donde puedes llenar el plato por un euro.

[two_columns]
[column1]

Templo en Luang Prabang

Templo en Luang Prabang

[/column1]
[column2]

Buffet libre

Buffet libre

[/column2]
[/two_columns]

Solo pasamos dos días en esta bonita ciudad, después del frío que hemos pasado en el norte tenemos ganas de calorcito y poco a poco nos dirigimos al sur…