INTRODUCCIÓN

¿Una frase puede cambiar tu vida? La respuesta es SÍ.

Una frase que contenga unas palabras cargadas de verdad, en las cuales creas, que las repitas como un mantra tanto en alto como en tu interior, que te sirvan de motor, de combustible y hasta de vehículo, que te hagan tomar decisiones y actuar, que te ayuden confiar tanto en ti como en la vida, que se conviertan en la filosofía que guía tu camino y en una manera de transitar por este mundo, porque sí: LA VIDA ES PARA LOS VALIENTES.

Y en este libro voy a demostrarte el porqué, y lo voy a hacer desde una experiencia real, vívida, cargada de señales, de causalidades, y por qué no, también de milagros. Porque la vida es un milagro, o todavía mejor, tu tienes el PODER de hacer que la vida, tu vida, sea una pesadilla o un milagro.

Tu VIDA la creas TÚ, punto.

Y ser VALIENTE te va a facilitar las cosas, las decisiones que tomes marcarán tu destino: si decides esconderte tras el miedo o dar un paso al frente, confiar y ser valiente.

Al Universo le gustan los Valientes.

Al Universo, a Dios, al Padre, a la Fuente, al Yo Superior, a tu Ángel de la Guarda, a tus Guías, a tu Inconsciente… lo puedes llamar como quieras, y en este libro lo llamaremos de distintas maneras porque el nombre no es importante, porque no se puede nombrar lo que ES antes de las palabras, de la Luz, de la Tierra y del Ser Humano. Pero como te hablaré a través de palabras, las necesito para nombrarlo y comunicarme contigo, porque sí, voy a hablarte a ti directamente, y lo voy a hacer tanto en masculino como en femenino, estoy harto de leer en todos los libros espirituales y de filosofía: el “hombre” esto, el “hombre” lo otro, así que iré alternando los dos géneros porque tan injusto es nombrar solo el masculino como hacerlo con el femenino. Quiero decirte que este libro ha sido escrito para ti y si ha llegado a tus manos no es casualidad, las casualidades no existen, todo tiene un porqué y un para qué, y si estás preparado para leer y entender este libro, también lo estás para implementar las enseñanzas que contiene y transformar tu vida.

Estás a un paso de convertirte en una VALIENTE.

Puede parecer pretencioso asegurar semejante afirmación: que este libro puede transformar tu vida, pero creo en ello, lo que te voy a compartir a transformado la mía. Y te lo mostraré con hechos e infinidad de vivencias reales, con decenas de anécdotas donde demuestro: que creas lo que crees, que el Universo es mental y que las casualidades no existen. Y sí, ese adagio de “Creer es crear” está bastante trillado y parece poco original y pasado de moda, pero entonces… ¿por qué no integramos ese dicho a nuestra manera de vivir y nos convertimos en los creadores de nuestra vida? Si ese dicho es cierto, y si como veremos repetidamente en este libro, todos los maestros, los iluminados y las personas exitosas y que han hecho algo trascendente en este mundo lo han asegurado y han vivido sabiéndolo y compartiéndolo en sus escritos y mostrándolo en su vida, ¿por qué tan a menudo tenemos una existencia llena de sufrimientos, miedo, miseria y carencias? La razón es muy simple, cuando algo lo oímos tantas veces y de tantas bocas, pierde su valor, se convierte en una “frase hecha”, en un “dicho popular” y se olvida o se obvia su verdadero significado. En el siglo XXI, en la era de la información, vemos frases y citas como esta pintadas en una pared, en una película, en un anuncio o en una publicación de Instagram. Pero ahora imaginaos hace más de dos mil años, cuando Buda aseguraba que el “mundo es mental” o Jesús decía que “quién crea en el Padre reinará en el Reino de los Cielos”. Esas afirmaciones calaban solo en los verdaderos iniciados, en los valientes que dejaban atrás sus antiguas creencias que les ataban a una vida de sufrimiento, aceptaban la enseñanza y se abandonaban a ella sin el lastre de la duda y el miedo. La mayoría no las entendía, las masas siempre han estado equivocadas, se han creído la mentira de que el mundo es “real”, de que las circunstancias externas son las que determinan tu vida, de que el mundo es la causa y no el efecto, de que eres tu cuerpo, tu nombre o tus posesiones, de que tienes que esperar a morir para ir al Paraíso o al Cielo, de que ¡PUEDES MORIR! Pero ya lo decía Jesús: “Muchos serán los llamados, pero pocos los elegidos” y “quién tenga oídos, oiga”.

En este libro voy a compartir contigo tanto cosas terrenales, físicas y tangibles que se pueden hacer, medir, mostrar, catalogar e implementar, como cosas intangibles y espirituales que no se pueden explicar, pero tengo FE en ellas porque las he experimentado y las experimento cada día, y no necesito “ver para creer” sino que uso el dicho más exacto de “creer para ver”. Yo era un escéptico, no creía ni me interesaba la espiritualidad, era un materialista centrado en el disfrute personal y en acumular tanto vivencias como cosas materiales. Pero ahora puedo afirmar que:

DIOS EXISTE, lo sé, no es algo en lo que tenga que creer, porque lo he experimentado infinidad de veces y de diferentes formas.

Y podrás decir: “Y, tú, ¿qué tienes que aportar que no se haya dicho ya o que yo no sepa?”

Es una buena pregunta, pues TODO está dicho. Buda, Lao Tsé, Jesús, Sócrates, Platón, Confucio, Gandhi, la Madre Teresa, el Dalai Lama, Thich Nhat Hanh, Napoleón Hill, Eckhart Tolle, Sergi Torres, Emilio Carrillo, Borja Vilaseca o Lain García Calvo lo han dicho TODO. Y al leer primero cientos de libros de espiritualidad y crecimiento personal de nuestra era, y luego ir a la fuente y estudiar el Tao Te Ching, los Sutras Budistas, a Platón o la Biblia, me he dado cuenta como ya lo hicieron y lo dijeron tantos, que la VERDAD solo es UNA, pero contada de manera diferente según la época y la persona que lo cuenta. Y si puedo aportar algo que sea diferente, que tenga valor y que te aporte Luz y te sirva para tu crecimiento personal y espiritual es mi experiencia personal, pues he ido al límite, y en numerosas ocasiones experimenté el dicho:

“Cuando saltas aparece la red”.

Y lo he dejado TODO y he invertido TODO para probar los principios que voy a compartirte. Me he jugado literalmente la vida, y también literalmente me la “han” salvado. Y ahora sé, que ha sido porque tenía una misión: demostrarte que estos principios funcionan y que lo hacen siempre, punto.

Así que si tienes miedo, si sufres, si temes la incertidumbre, si te estresa no saber qué va a pasar o dónde nos va a llevar esta situación mundial, tranquila (como veremos al final del libro), no te preocupes por nada. Todo es perfecto, está bien y es necesario. Lo hemos creado nosotros, lo has creado TÚ. Sí, sí, has leído bien… lo has creado TÚ. Porque no puedes ver ni experimentar algo que no hayas creado tú, individualmente o junto con el inconsciente colectivo donde co-creamos toda la humanidad, porque todos somos UNO. Nuestros pensamientos y nuestros actos nos han traído aquí, a este momento, a esta situación. El Ser Humano lleva demasiado tiempo ciego y separado de su SER, desconectado de la Fuente y de la Naturaleza. Pero puedes estar tranquila, todo esto es perfecto y necesario para nuestro DESPERTAR. Hace falta sufrimiento e incomodidad para que haya un cambio, hace falta que muera lo VIEJO para que surja algo NUEVO. Así que realmente nada muere, la muerte no existe, punto. Solo es un cambio, una transformación, poco importa que vivas o que mueras, poco importa que yo, Daniel, mi cuerpo físico, viva o muera, pues lo REAL no puede morir.

“Nada real puede ser amenazado. Nada irreal existe. En esto radica la paz de Dios” Un Curso de Milagros.

Estamos vivos, en este momento y en este lugar, así que vamos a vivir una vida con sentido y que merezca la pena ser vivida, no nos vamos a conformar con la vida que una institución, el sistema o la sociedad nos impongan; no nos vamos a resignar con las migajas que nos ofrezcan el Estado o las grandes corporaciones.

Tu VIDA es TUYA, punto.

Dios te la dio, Dios te creó a su imagen y semejanza, te concedió el PODER de crear tu vida, te hizo CREADOR, y nada ni nadie tiene el derecho de arrebatarte ese poder. Pero para poder ejercerlo, para CREAR un Paraíso y un Cielo en la Tierra, tienes que ser valiente, actuar como un valiente y vivir como una valiente, porque la VIDA con mayúsculas donde hay abundancia de salud, dinero y amor es para las VALIENTES. Yo lo he hecho sin dejar paso a otra opción, sin un plan B, con confianza plena en Mí, en la Vida y en el Universo. Y he ofrecido mi vida a una causa y a un propósito (al principio sin saberlo) y puedo demostrártelo con hechos reales y contrastables (llevo 8 años compartiéndolo en mis libros y en las redes sociales).

En mi libro “Escribiendo el mundo” relato el día que esa frase que cambió mi vida y mi destino, me llegó en una apacible mañana del año 2012 mientras viajaba por el norte de Tailandia:

“Leo un libro de Osho, un gurú indio polémico por sus excesos y extravagancias, pero con una filosofía cargada de sentido. Estoy leyendo sentado a la sombra de un árbol en el jardín y una frase me hace dejar de leer: “La vida es para los valientes”. Está puesta de pasada en una de sus extensas reflexiones, pero al pasar mi vista por esa conjunción de palabras, adquiere un significado inaudito para mí, ¡qué verdad más grande, clara y concisa!

LA VIDA ES PARA LOS VALIENTES

La repito en voz alta y todavía suena mejor, es como un mantra que me estuviera esperando para enfrentarme a mis miedos, un nuevo interruptor que me dotará de fuerzas en los momentos de duda, una nueva religión donde el Dios es la decisión y el arrojo. Es una verdad irrefutable, los cobardes esperan que las cosas sucedan, se conforman con lo que tienen, y no porque les guste, sino por el miedo al cambio; ellos se paralizan con lo inesperado y suelen echar la culpa a los demás. Los valientes disfrutan con los retos, los cambios les motivan a ser mejores, aceptan el compromiso y ellos toman toda la responsabilidad de sus actos y de su vida, cogen lo que quieren pues saben que el Universo es abundante y les pertenece por derecho, crean su propio destino y alientan a los demás a que lo hagan.

“La vida es para los valientes”, ¡qué bonita frase!

La escribo a fuego en mi mente, la hago mía y en ella baso toda mi filosofía”.

Sé que ese día tuve una revelación, jamás había sentido eso con otra frase, al nombrar otras palabras, al leer cualquier otra cosa. “La vida es para los valientes” me estaba esperando y ha llegado el momento de compartir la filosofía que ha cambiado mi vida y que puede cambiar la de millones de personas. Llevaba años queriendo compartirlo pero siempre lo retrasaba, tenía miedos y dudas: de que la frase echara para atrás a la gente que no se siente valiente, de que compartir abiertamente mis creencias y experiencias místicas y de conexión con Dios me hiciera perder lectores y seguidores, de ser incomprendido, ridiculizado o ninguneado… Tres de mis anteriores libros se iban a llamar así, pero les puse otro título.

Estamos viviendo uno de los momentos donde más miedo y confusión abundan en el mundo, y ahora más que nunca hace falta ser Valientes, ya no es una opción, se ha convertido en una necesidad, es cuestión de vida o muerte.

Con la situación actual (y lo que viene) tienes dos opciones:

1 – Quedarte en la crítica y el victimismo, en el pobrecito de mí, en echar la culpa a los demás, en aceptar lo que te impongan y vivir de ayudas o trabajos precarios, en acomodarte y poner excusas esperando un tiempo mejor mientras miras en tu sofá las últimas novedades de Netflix.

2 – Ser una Valiente que toma la responsabilidad de su vida, que trabaja duro con ilusión, pasión y entusiasmo. Que no escucha ni hace caso a las noticias ni a sus seres queridos que le intentan convencer de que es imposible emprender, prosperar y ser feliz en una pandemia o una crisis. Que es imparable, indestructible, inalienable, inalterable, incorruptible e incombustible. Que es un VALIENTE con mayúsculas que hará lo que sea necesario, no se conformará y no parará hasta encontrar su propósito y vivir de acuerdo a él.

¿Te indigna leer esto? ¿Te remueve por dentro? ¿Dónde te ves reflejada?

Si estás en la opción 1 ¿qué prefieres, tener razón y seguir justificándote o tomar Acción y ser Valiente? Si ya estás en la opción 2, ¡enhorabuena! Ya has tomado la decisión que te hará crecer y ser una LUZ para el mundo.

Vamos a crear un mundo de Valientes, un mundo de personas que no se dejan superar por nada, y que no haya virus, crisis o problema que los detenga, que sacan partido hasta de los momentos difíciles, que aprenden y salen reforzados ¡para comerse el mundo!

De verdad, espero que seas una Valiente, porque si tú quieres y estás dispuesta a hacer lo que hay que hacer, puedes serlo… ¿me acompañas?

Daniel Zaragoza