BLOG

Chiang Mai 2ª parte

12 dic 2013, Posted by Daniel Zaragoza in Tailandia
ruta 1095

Por fin llegó el día de nuestra ruta en moto. Alquilamos una Honda de 125cc que gracias a Bo el tatuador nos salió muy bien de precio, 400 bats el día. Después de sopesar varias opciones decidimos hacer la ruta 1095. Es la carretera que va de Chiang Mai a Mae Hong Son, 250 km de carreteras de montaña y 1800 curvas. Es muy famosa y está incluida en las mejores rutas en moto del mundo.

Empezamos temprano a las nueve de la mañana, nuestro primer destino es Pai que está a 130km los cuales nos llevaron unas cuatro horas parando de vez en cuando a descansar. La moto iba muy bien y no se cagaba en las cuestas. La carretera es otra cosa, aparte de las curvas y las subidas y bajadas hay que luchar con los cientos de baches que tiene la calzada algunos del tamaño de una sandia, si metes la rueda delantera en uno de ellos vas al suelo seguro. Los coches y sobre todo furgonetas tampoco lo ponen nada fácil ya que te adelantan en curvas sin visibilidad y no respetan la distancia de seguridad.

<<Si es que en Tailandia hay que respetarla…>>.

Eso sí, el paisaje que nos vamos encontrando bien merece la pena correr estos riesgos.

Llegamos a Pai y lo primero era encontrar alojamiento, después de mirar en varios sitios bastante caros encontramos unos bungalows al lado del río sin muchos lujos pero muy auténticos y bien de precio: 200 bats. Después de dejar nuestras cosas fuimos a una cascada que hay en las afueras que no es muy bonita y estuvimos en un mirador donde se veía Pai y sus alrededores. Por la noche salimos a cenar y dimos una vuelta por el mercado nocturno y pronto a dormir que nos esperaba un día duro.

Nos levantamos a las 7 y cuando salimos a desayunar hay una niebla y hace un frío de la leche. Pero no podemos esperar a que levante la niebla pues tenemos muchas horas de moto por delante. Comenzamos la ruta con un frío que se intensifica cuando aumentamos la velocidad sobre todo en las manos, cuando llevamos algo menos de una hora de camino paramos en un pueblecito a tomar un café y compramos unas chaquetas en un puesto por solo 3 euros cada una. Con nuestras chaquetas nuevas y ya con menos frío continuamos nuestra ruta. Este tramo de carretera tiene más curvas y más cambios de nivel pero el asfalto está en mejores condiciones, dando píe a emocionarme más en las curvas. Paramos en un par de miradores con unas vistas dignas de una postal con el sol asomándose por el este abriéndose paso a través de la niebla. Arrancamos nuestra moto y seguimos serpenteando por el asfalto. Llegamos a Mae Hong Son el destino final de nuestra ruta, es un pueblo sencillo pero bastante grande, rodeado de montañas y con varios templos con influencia birmana puesto que está en la frontera de dicho país.

Comimos y dimos un paseo por la ciudad sin demorarnos demasiado, quedaba la vuelta por delante… El retorno fue una mezcla de disfrute y cansancio, tras 7 horas de conducir la moto por fin llegamos a Pai. Comimos una hamburguesa que por cierto estaba buenísima y a dormir.

Volviendo hacia Chiang Mai paramos en un parque nacional y como había que pagar no entramos. Paramos en una cascada donde por supuesto también había que pagar, después de quejarnos a la mujer de los tikets alegando que en España hay mejores cascadas que aquí y son gratis nos dice que nos vayamos a España… nos alejamos prometiéndonos no parar en ninguna cascada más. Cuando llegamos a Chiang Mai buscamos alojamiento, encontrando un chollo gracias a mis dotes regateando, en una guest-house en pleno centro, con baño, agua caliente y piscina!

Amara termina el curso de masaje tailandés con sobresaliente, viene Tamara una amiga suya con la que pasamos el día y salimos de marcha. Le mandamos un pedido a Ana con cosas para venderlas en España. Y nos despedimos de todo el mundo y del sitio donde mas tiempo hemos estado de Tailandia…

Chiang Mai es una ciudad donde hay de todo y a pesar de lo grande que es, es bastante tranquila. Lo mejor para mi son sus alrededores con las montañas más altas de Tailandia e infinidad de pueblos, parques nacionales, cascadas, etc. En la residencia del curso estuvimos muy bien, tanto por la gente como por la comida, que ha sido la mejor y más barata del viaje.

Vídeo de nuestro paso por Chiang Mai

Post a comment